Lo más leído en los últimos 7 dias

agosto 26, 2019

El jazzfolk inédito de Camila Meza



La guitarrista y cantante chilena Camila Meza combina el jazz y sus amplios gustos musicales, incluidas notas de música latinoamericana, brasileña, folk y pop, uniendo esos sonidos en melodías e improvisaciones irresistibles.

Nacida en 1985 en Santiago, Chile, Meza estudió con el cantante argentino Jorge Vidal y el guitarrista chileno Jorge Díaz. Meza puede ser mejor conocida por su voz, prefiriendo una entrega límpida sin vibrato que recuerda el tono de Jim Hall y la frase ingeniosa de Claudia Acuña, pero es una vocalista accidental. Descubrió su habilidad vocal en el Projazz Instituto Profesional en Santiago, a través de una clase de entrenamiento auditivo que tomó como parte de sus estudios de guitarra. 

Su primera grabación, Giovanni Cultrera, Espinoza y Cia (Navidad en Jazz), fue lanzada en 2005. Su álbum debut oficial,  Skylark,  fue lanzado en 2007. Ha actuado en Rhizome and the Nectar Orchestra de Fabian Almazan, un grupo de cámara que co-lidera con el bajista Noam Wiesenberg.

Su cuarto álbum en general, Traces fue producido por Matt Pierson en 2016 y lanzado por Sunnyside Records. Presenta a Shai Maestro, Matt Penman y Kendrick Scott, con invitados especiales como Bashiri Johnson, Sachal Vasandani y Jody Redhage.l El álbum en cuestión incluye ocho nuevas composiciones de su autoría, además de Green Finch and Linnet Bird (Sondheim), Amazon Farewell (Djavan), Luchin (Victor Jara) y Little Person (Jon Brion).


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter e Instagram.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups