Lo más leído en los últimos 7 dias

abril 24, 2019

Emmet Cohen se abre paso en el jazz



El pasado 6 de abril en Indianápolis, la Asociación de Pianistas de EEUU otorgó a Emmet Cohen la beca Cole Porter 2019, que culminó en una competencia de trece meses que incluye el dicho: "Es un maratón, no un sprint". Al ganar el primer premio, Cohen se llevó una cheque de 50,000 dólares, un contrato de grabación con Mack Avenue Records y un período de dos años como artista residente en la Universidad de Indianápolis. Se une a una distinguida lista de ganadores anteriores que incluye a Aaron Parks (2001), Dan Tepfer (2007), Aaron Diehl (2011) y Sullivan Fortner (2015).

Los formidables "opositores" de Cohen: Kenny Banks, Keelan Dimick, Dave Meder y Billy Test, ganaron 20,000 dólares por hacer la ronda final, que fue supervisada por un jurado que incluyó a los eminentes pianistas Stanley Cowell, Renee Rosnes y Helen Sung.

El anuncio culminó con un concierto convincente y bien producido en el Hilbert Center Theatre, presentado de forma carismática por la cantante Dee Dee Bridgewater. Durante la primera mitad, cada pianista tocó un dúo con el cantante Kurt Elling, quien imprimió su identidad en el repertorio del Songbook estadounidense, desde Georgia On My Mind (Banks) de Hoagy Carmichael, de Indiana, hasta Moon And Sand de Alec Wilder (Meder). Después del intermedio, la Orquesta de Jazz de Buselli-Wallarab subió al escenario para acompañar el vuelo en solitario de cada protagonista en un arreglo a medida de Brent Wallarab de una pieza de su elección. 


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter e Instagram.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups