Lo más leído en los últimos 7 dias

septiembre 30, 2018

El gypsy jazz de Stochelo Rosenberg



Stochelo Rosenberg es uno de los referentes internacionales del jazz manouche de las últimas décadas. Nacido en Helmond, Holanda, comenzó a tocar la guitarra a los 10 años. Desde sus inicios, Rosenberg se declaró admirador y seguidor del legendario Django Reinhardt, creador de esta variante europea del jazz más vibrante y más rápida. De hecho, el músico holandés toca el mismo modelo de guitarra, una Selmer acústica, que Reinhardt.

Rosenberg es unánimemente reconocido por público y crítica como uno de los mejores guitarristas del mundo tanto por su extraordinaria técnica y su fértil imaginación como por su talento compositivo y su marcada y original personalidad a la guitarra, entre cuyos muchos atractivos destaca su peculiar vibrato e impecable ejecución de los pasajes mas complejos.Su gran talento le ha convertido en inspiración y máxima referencia de generaciones enteras de guitarristas de los más diversos estilos,que reconocen en él a uno de los mejores interpretes vivos de este instrumento.

Los mejores escenarios del mundo se han rendido al talento de estos fabulosos músicos: desde el Carnegie Hall de Nueva York a los festivales de Jazz de Montreux, Marciac o Los Angeles o como invitado especial actuando para la Unión Europea con motivo de la presidencia de turno correspondiente a Holanda en 2016, The Rosenberg Trio ha fascinado a las audiencias más exigentes con un arte y un virtuosismo poco común que ha hecho de esta formación un icono para todos los amantes del jazz, de la guitarra y más aun, de la música de extraordinaria belleza que estos grandes músicos son capaces de producir.

Escuchen a Stochelo Rosenberg acompañado del bandoneonista Richard Galiano con el tema Minor Swing.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups